fbpx

Estas Aquí: 

¿Cómo disminuir el riesgo financiero?
gcoronado5100
| 19/07/2021 |

Tiempo de Lectura: 

[tiempo-lectura]

 minutos

Tabla de Contenidos

¿Sabes cómo disminuir el riesgo financiero? Se trata de un factor clave para realizar tus inversiones de manera segura, protegiendo las finanzas y el patrimonio familiar.

Cuando se trata de negocios, el éxito nunca está garantizado. Y tampoco podemos eliminar del todo ciertas amenazas o factores que pueden dificultar la conquista de los objetivos.

No obstante, tomando las medidas adecuadas, sí podemos llevar el riesgo a niveles mínimos y, además, identificar a tiempo potenciales problemas que pudieran comprometer la viabilidad y los resultados de la inversión.

Precisamente, en las próximas líneas de este material te dejamos 7 prácticos y efectivos consejos sobre cómo disminuir el riesgo financiero.

¡Acompáñanos!

1. ¿Cómo disminuir el riesgo financiero?: Acude a ayuda experta

El primer paso en toda inversión es dejar la improvisación a un lado, y para esto hacen falta conocimientos.

Por ese motivo, es importante que acudas a un experto que te pueda guiar durante todo el proceso de inversión.

Por ejemplo, si tu destino son las inversiones inmobiliarias, en este caso te convendría buscar el apoyo de un bróker.

Gracias a este profesional, accederás a las mejores oportunidades del mercado, tendrás claras las expectativas de plusvalía y conocerás los diferentes trámites legales y fiscales.

La ayuda de este experto es especialmente importante si planeas invertir en el extranjero, en una ciudad que no conoces del todo y bajo un marco legal que te es ajeno.

2. Analiza el crédito

Muchos inversores acuden al crédito para aliviar la carga financiera inmediata de sus negocios y proyectos.

De esa manera pueden adquirir bienes y hacer movimientos de capital de manera flexible, sin disponer de gran parte de sus ahorros.

Pero, al mismo tiempo, una mala gestión del crédito puede ser uno de los grandes riesgos de una inversión.

Tasas de interés demasiado elevadas y cuotas de paga superiores a las expectativas de rentabilidad pueden comprometer la viabilidad de la inversión y los resultados a largo plazo.

Tomando en cuenta esto, antes de aceptar o acordar una oportunidad de crédito, analiza muy bien las condiciones, tu capacidad de pago y, especialmente, el impacto que tendrán los intereses en los niveles de rentabilidad.

También, evalúa las posibilidades de amortización que te permitan disminuir los intereses y pagar el crédito con rapidez.

Para estos análisis, la ayuda y asesoría de un experto del mundo financiero puede ser fundamental.

3. Evalúa el entorno

En las inversiones, los riesgos no solo son internos, asociados a las malas decisiones o a la falta del control del gasto.

Muchas veces, las amenazas provienen del exterior, a raíz de mercados y entornos desafiantes desde el punto de vista social, político, jurídico y económico.

Antes de hacer una inversión, analiza con minuciosidad el lugar donde la llevarás a cabo, con el foco en la detección de riesgos.

Un buen entorno para invertir se caracteriza por ofrecer estabilidad económica y, sobre todo, seguridad jurídica.

Es primordial que te asegures de que tendrás total derecho sobre los bienes que adquieras durante la inversión y que podrás utilizarlos libremente para la actividad económica planificada.

4. El contar con un presupuesto específico te ayudará a cómo disminuir el riesgo financiero

Parece un consejo básico, pero lo cierto es que muchos inversores no lo cumplen el pie de la letra.

Muchas veces los inversionistas tienen presupuestos poco detallados, y que además no responden a la realidad del mercado, las características del proyecto y las expectativas de rentabilidad.

Una buena presupuestación es el resultado de un riguroso análisis del negocio o movimiento de capital que permita definir un monto coherente y preciso de inversión.

Además, el presupuesto debe estar detallado y desglosado. Es decir, tiene que especificar cuánto dinero se destinará a cada área o proceso del proyecto, como:

  • enganche;
  • gastos de escrituración, incluyendo costos de financiamiento, reservas, etc;
  • asesoramiento legal;
  • otros asesoramientos expertos;
  • compra de determinados bienes;
  • viajes y traslados, si son necesarios.

Cada área de la inversión debe tener expectativas de gastos y montos límite estructurados, que te servirán como mecanismo de control para proteger tus intereses financieros.

De esa manera, no correrás el riesgo de sobrepasar tu presupuesto y afectar tu economía personal y familiar.

Además, evitarás que el gasto se eleve a tal punto que disminuyan sustancialmente las expectativas de plusvalía y rentabilidad proyectadas al inicio.

5. Diversifica las fuentes de rentabilidad

Para reducir el riego de pérdidas de una inversión, enfócate en que esta te genere más de una fuente de rentabilidad.

Así, incrementarás la ganancia y sacarás el máximo provecho del movimiento estratégico de capital.

Por ejemplo, si compras una propiedad en el extranjero, no solo esperes a obtener ganancias a través de la plusvalía o apreciación del inmueble.

También puedes destinarlo para generar ingresos fijos a través de la renta. Así, estarías diversificando las fuentes de rentabilidad y mejorando las expectativas financieras.

6. Calcular el ROI te ayudará a cómo disminuir el riesgo financiero

Otro consejo clásico que no puede quedar fuera cuando se trata de cómo disminuir el riesgo financiero de una inversión.

Con la ayuda de un economista u otro experto en finanzas, calcula el retorno de inversión desde dos perspectivas: el tiempo que tardarás en recuperar el dinero invertido y el índice de rentabilidad que obtendrás por él.

De esa manera podrás prever si un proyecto es poco rentable o no tiene el potencial de cumplir con tus expectativas.

7. Conoce qué tipo de inversionista eres

Antes de aventurarte a un proyecto de inversión, ten muy claro cuál es tu perfil. ¿Eres un inversionista con capital modesto o con fondos significativos ¿Eres arriesgado o prefieres la exposición moderada? ¿Buscas rentabilidad en corto o largo plazo? ¡Son preguntas que debes responder!

Al conocerte mejor como inversionista, apuntarás a proyectos y opciones adaptadas a tu perfil y que, por lo tanto, te resulten menos riesgosas y desafiantes.

¡Y listo! Ya conoces cómo disminuir el riesgo financiero de tu próxima inversión.

Con apoyo experto, enfoque analítico y gestión estratégica de tu capital incrementarás las expectativas de éxito y mitigarás las diferentes amenazas relacionadas con el entorno, el mercado y las particularidades del proyecto.

¡Buena suerte!

¿Te pareció útil e interesante esta lectura? Si te animas a compartir tu punto de vista, ¡te esperamos en la casilla de comentarios!